La niña que fue anillo

Artículo

Joshua J. Mark
por , traducido por Luis Mario Caso González
Publicado el 15 enero 2024
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés

La niña que fue anillo es una leyenda del pueblo pawnee documentada por el antropólogo George Bird Grinnell (1849-1938) en su obra The Punishment of the Stingy and Other Indian Stories (El castigo del avaro y otras historias indias, 1901). La historia destaca los valores nativoamericanos de comunidad, trabajo en equipo y responsabilidad personal.

Chunkey Player Flint Clay Figurine from Cahokia
Figura de arcilla de jugador de chunkey de Cahokia
Tim Vickers (Public Domain)

La historia gira en torno al rescate de una niña que puede convocar mágicamente a los búfalos, pero es secuestrada y convertida en un anillo usado en el popular juego del chunkey (tchung-kee), donde los jugadores lanzan un palo ornamentado hacia un disco rodante de aproximadamente seis pulgadas de diámetro, donde el jugador cuyo palo se acerca más anota más puntos.

Eliminar publicidad
Advertisement

El texto

A la orilla de un río se encontraba una cabaña, en la que vivían cuatro hermanos y su hermana. Los niños fabricaban flechas. En la rama de un árbol frente a la cabaña habían colgado una correa de cuero crudo, como las que usan las mujeres para llevar leña, para hacer un columpio para la niña.

Cuando se les acababa la carne y empezaban a tener hambre, la niña solía enviar a sus hermanos al bosque a cortar ramas de cornejo para hacer flechas. Cuando las flechas estaban listas, ella se subía al columpio y los niños la balanceaban. Mientras el columpio se movía, veían polvo levantarse por todo el horizonte y sabían que los búfalos estaban llegando.

Entonces los cuatro niños tomaban sus arcos y flechas y se colocaban alrededor del columpio para proteger a la niña y no dejar que los búfalos se acercaran a ella. Cuando los búfalos estaban cerca, los niños los mataban en un círculo alrededor del columpio. Rápidamente llevaban a la niña a la cabaña y mataban tantos búfalos que los demás se asustaban y huían. Así tenían mucho para comer y la carne seca formaba grandes bultos en la cabaña.

Eliminar publicidad
Advertisement

Un día, los niños salieron a buscar madera para flechas y dejaron a la niña sola en la cabaña. Mientras estaban fuera, un coyote llegó a la cabaña y habló con la niña. Le dijo: «Nieta, soy muy pobre y tengo mucha hambre. No tengo carne en mi cabaña y mis hijos también tienen hambre. Les dije a mis parientes que iba a pedirte comida y se han estado riendo de mí. Dijeron: «¡Tu nieta no te dará nada de comer!»

La niña le respondió: «Abuelo, aquí hay mucha carne. Esta casa está llena de ella. Toma lo que quieras. Toma las piezas más jugosas. Llévaselas a tus hijos. Que coman».

Eliminar publicidad
Advertisement

El Coyote comenzó a llorar. Dijo: «Sí, mis parientes se rieron de mí cuando dije que iba a visitarte y pedirte algo para comer. Decían que no me darías nada. No quiero carne seca, quiero carne fresca para llevar a mis hijos. Ten piedad de mí y déjame ponerte en el columpio, para atraer a los Búfalos. No quiero balancearte fuerte para atraer a los Búfalos en grandes manadas. Quiero balancearte solo un poco para atraer unos pocos. Tengo un carcaj lleno de flechas para mantenerlos alejados».

La niña dijo: «No, abuelo, no puedo hacerlo. Mis hermanos están lejos. Sin ellos, no podemos hacer nada».

Entonces el Coyote se golpeó el pecho y dijo: «Mírame. ¿No soy un hombre y fuerte? Puedo correr rápidamente a tu alrededor, después de que estés en el columpio, y puedo mantener a los Búfalos alejados. Puedo matar a un Búfalo de un flechazo sin problemas. Tengo muchas flechas y solo necesito usar una para cada Búfalo. Vamos, quiero balancearte solo un poco, para que vengan solo unos pocos Búfalos».

Eliminar publicidad
Advertisement

Así intentó persuadir a la niña, pero aun así ella se negó.

Después de rogarle durante mucho tiempo, ella accedió a dejar que la balanceara un poco y se subió al columpio. Él empezó a balancearla, al principio suavemente, pero de repente la empujó con fuerza y continuó haciéndolo hasta que se balanceó alto. Ella gritaba y lloraba e intentaba bajar del columpio, pero ya era demasiado tarde. Por todos lados, los Búfalos llegaban en grandes multitudes. El Coyote había preparado sus flechas y corría alrededor de la niña, tratando de matar a los Búfalos y mantenerlos alejados, pero se le arremolinaban, tantos que no podía hacer nada, y al final se asustó y corrió hacia la cabaña.

Los Búfalos estaban ahora por todas partes en el suelo alrededor de la cabaña y de repente uno de los jóvenes toros, el líder de una gran manada, al pasar por debajo del columpio, levantó la cabeza y la niña desapareció, pero el Coyote, asomándose por la puerta de la cabaña, vio en uno de los cuernos de este Toro un anillo, y entonces supo que ese anillo era la niña. Luego el Toro corrió rápido, y todos los Búfalos corrieron tras él.

Cuando los Búfalos se marcharon, el Coyote salió de la cabaña y vio que la niña no estaba allí. No sabía qué hacer. Estaba asustado. Pronto escuchó venir a los hermanos de la niña. Habían visto el polvo y sabían que alguien estaba balanceando a su hermana y que los Búfalos habían llegado. Volvieron rápidamente, corriendo velozmente, y cuando llegaron a la cabaña, encontraron al Coyote arrastrándose fuera de un lodazal. Se arrastraba llorando y hacía como si los Búfalos lo hubieran atropellado y pisoteado. Su arco y flechas estaban en el barro. Les contó a los hermanos su historia y dijo que había intentado salvar a la niña pero que no sabía que vendrían tantos Búfalos. Dijo que había pensado que la niña debía balancearse alto para que los Búfalos pudieran verla desde lejos.

Eliminar publicidad
Advertisement

Los hermanos sintieron mucha pena por la pérdida de su hermana. Pensaron juntos cuál sería el mejor plan para rescatarla. Mientras hablaban sobre esto, el Coyote, todo embadurnado de lodo, se colocó frente a ellos y dijo: «Hermanos, no lamenten que su hermana se haya perdido. Yo la recuperaré. Continúen viviendo como siempre lo han hecho. No piensen en esto. Que no les perturbe. Yo la traeré de regreso». Después de hablar así, dijo: «Ahora andaré la marcha de guerra», y se alejó.

Viajó solo y pensaba en qué hacer, y finalmente, mientras viajaba por la pradera, se encontró con un Tejón, quien le dijo: «Hermano, ¿a dónde vas?» El Coyote dijo: «Voy a la guerra contra mis enemigos. ¿Te unirás a mí?» El Tejón dijo: «Sí, me uniré a ti». Continuaron.

Después de haber avanzado mucho, vieron a un Halcón Veloz sentado en la rama de un árbol junto a un barranco. Les preguntó a dónde iban, y ellos se lo dijeron, y le preguntaron si querría ir con ellos. El Halcón Veloz dijo que sí iría. Después de un tiempo, se encontraron con un Zorro de las Praderas, le pidieron que se uniera a ellos y lo hizo. Luego se encontraron con una Liebre, quien dijo que iría con ellos. Continuaron y finalmente se encontraron con un Mirlo y le pidieron que se uniera a ellos. Él dijo: «Así sea. Iré».

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Poco después de que todos se reunieran, se detuvieron y se sentaron, y el Coyote les contó cómo se había perdido la niña, y dijo que pretendía intentar recuperarla. Luego hablaron y el Coyote les contó el plan que él como líder había hecho. Los demás escucharon y dijeron que harían todo lo que él les dijera. Todos estaban contentos de ayudar a rescatar a la niña.

Entonces todos se pusieron de pie y se prepararon para comenzar y el Coyote le dijo al Mirlo: «Amigo, quédate aquí hasta que llegue el momento». Así que el Mirlo permaneció allí donde habían estado hablando y los demás continuaron. Después de haber avanzado un poco más, el Coyote le dijo al Halcón que se detuviera y esperara allí. Así lo hizo. Los demás continuaron un largo camino y luego el Coyote le dijo al Conejo: «Tú quédate aquí». Los demás continuaron, y en la siguiente parada, dejó al Zorro de las Praderas y en la siguiente, por último, dejó al Tejón. Luego el Coyote siguió solo y viajó un largo camino y, finalmente, llegó al campamento de los Búfalos. Fue al lugar donde los toros jóvenes solían jugar al juego del palo y se tendió allí. Era temprano en la mañana.

Después de un tiempo, algunos de los toros jóvenes salieron y comenzaron a rodar el anillo y lanzar sus palos contra él. El Coyote fingió estar muy enfermo. Tenía el cabello cubierto de barro, la lengua le colgaba de la boca y se tambaleaba y caía, luego se levantaba de nuevo y parecía sentirse mal. A veces se acercaba mucho adonde jugaban y entonces los toros jóvenes gritaban: «¡Ey, espera! ¡No te metas en el camino».

Después de un rato, el Coyote fingió sentirse mejor, se levantó y se acercó adonde estaban los toros jóvenes observando el juego, y se sentó con ellos y miró el juego con los demás. De vez en cuando, dos de los toros jóvenes comenzaban a discutir sobre el juego, cada uno diciendo que su palo estaba más cerca del anillo, y a veces discutían durante mucho tiempo. Una vez, mientras hacían esto, el Coyote se les acercó y dijo: «¡Ey! No es necesario que discutan por esto. Déjenme ver. Conozco bien este juego. Puedo decirles cuál palo está más cerca».

Los toros dejaron de hablar y lo miraron y luego dijeron: «Sí, déjale ver los palos. Escuchemos lo que dice». Entonces el Coyote se acercó al anillo, miró y señalando dijo: «Ese palo está más cerca. Ese hombre ha ganado». Los toros se miraron y asintieron con la cabeza y dijeron: «Sí que sabe. Tiene razón». La próxima vez que tuvieron una disputa, él decidió otra vez y todos estuvieron satisfechos.

Finalmente, dos de los toros jóvenes tuvieron una disputa muy intensa y casi llegaron a pelear por ello. El Coyote se acercó, miró y dijo: «Esto está muy reñido. Debo mirarlo cuidadosamente, pero no puedo ver bien si todos se apiñan a mi alrededor de esta manera. Necesito espacio. Sería mejor que todos fueran a aquella colina y se sentaran allí y esperaran a que yo decidiera».

Los toros se dirigieron todos hacia la colina y se sentaron, y luego el Coyote comenzó a mirar. Primero iba a un palo y miraba cuidadosamente y luego iba al otro y miraba. Los palos estaban a una distancia similar del anillo y, durante mucho tiempo, parecía que no podía decidir cuál estaba más cerca. Iba de un lado a otro, observando los palos, agachándose, poniendo sus manos en las rodillas, entrecerrando los ojos y, finalmente, cuando su cara estuvo cerca del suelo, de repente agarró el anillo con la boca y comenzó a correr tan rápido como pudo hacia donde había dejado al Tejón.

Tan pronto como comenzó a correr, todos los Toros en la colina vieron lo que estaba haciendo, que se llevaba el anillo, y comenzaron a seguirlo. No querían perder el anillo porque les resultaba muy útil y jugaban con él todo el tiempo. Cuando los Búfalos en el campamento vieron que los jóvenes Toros habían salido corriendo, todos los siguieron, por lo que pronto todos los Búfalos corrían detrás del Coyote. Él corría rápido y durante mucho tiempo se mantuvo delante de ellos, pero una gran masa de Búfalos lo seguía apiñándose, empujando, corriendo tan rápido como podía.

Finalmente, el Coyote comenzó a cansarse y a correr más lentamente, y los Búfalos comenzaron a alcanzarlo, pero él se acercaba al lugar donde había dejado al Tejón. Después de un tiempo, los Búfalos se estaban acercando al Coyote. Estaba muy cansado y le parecía que no podía correr más. Si no llegaba pronto al lugar donde había dejado al Tejón, los Búfalos lo atropellarían y lo pisotearían hasta matarlo y recuperarían el anillo. Finalmente, cuando estaban casi detrás de él, subió la cima de una pequeña colina y bajando al valle vio al Tejón sentado en la boca de su madriguera. El Coyote corrió cuesta abajo lo más rápido posible y, al llegar a la madriguera, le entregó el anillo al Tejón, y justo cuando la manada de Búfalos llegó al lugar, ambos se zambulleron en el agujero.

Los Búfalos se agolparon alrededor del agujero del Tejón y comenzaron a escarbar la tierra, a cavar, para desenterrarlo, con el fin de atrapar al Coyote y al anillo, pero el Tejón había excavado un agujero muy profundo bajo tierra y, mientras los Búfalos cavaban, él corrió a lo largo de este hoyo y salió lejos, para luego correr tan rápido como podía hacia la cabaña de los hermanos.

Antes de que hubiera avanzado mucho, algunos de los Búfalos del borde de la manada lo vieron y llamaron a los demás: «¡Ahí está! ¡Allá va!» Entonces todos los Búfalos comenzaron de nuevo a correr tras el Tejón. Cuando se acercaron bastante a él, él dejaba de correr, cavaba otro agujero y, mientras los Búfalos se apiñaban alrededor del agujero, tratando de sacarlo, él cavaba bajo tierra hasta que había avanzado mucho más allá de ellos, y luego subía a la superficie y corría tan rápido como podía hacia la cabaña. Entonces los Búfalos lo veían y lo seguían.

De esta manera recorrió una larga distancia, pero finalmente se cansó y sintió que no podía correr ni cavar mucho más. Estaba casi agotado. Al final, al salir a la superficie, vio no muy lejos al Zorro de las Praderas, acurrucado sobre una roca, dormido al sol. Le gritó: «¡Oh, hermano mío, estoy casi agotado! ¡Ayúdame!»

El Zorro de las Praderas se levantó y corrió hacia él, tomó el anillo en la boca y comenzó a correr, y el Tejón cavó un agujero profundo y se quedó allí. El pequeño Zorro corrió rápido, deslizándose como un pájaro; y los Búfalos, al verlo correr lo persiguieron con energía. El Zorro de las Praderas es un animal veloz y, durante mucho tiempo se mantuvo por delante de los Búfalos.

Cuando estuvo casi exhausto, llegó adonde estaba el Conejo y le entregó el anillo y se ocultó en un agujero y el conejo escapó. Los búfalos siguieron al Conejo, pero él corrió rápido y se mantuvo delante de ellos por mucho tiempo. Cuando casi lo atraparon, llegó a donde estaba posado el Halcón.

El Halcón tomó el anillo en sus garras y voló con él, y el Conejo corrió hacia un lado y se escondió en la hierba alta. Los búfalos siguieron al Halcón y corrieron tras él. Parecía que nunca se cansaban. El Halcón, después de haber estado volando mucho tiempo, comenzó a sentirse muy cansado. Planeaba muy bajo sobre las espaldas de los búfalos y apenas podía mantenerse por encima de ellos. Finalmente, se acercó a donde estaba el Mirlo.

Cuando el Mirlo escuchó el golpeteo de muchos cascos y supo que venían los Búfalos, voló a una planta de girasol y esperó. Cuando los búfalos llegaron al lugar donde estaba, voló sobre ellos hacia el Halcón, tomó el anillo en su cuello y voló sobre los búfalos. El anillo era pesado para un pájaro tan pequeño, y él se posaba en los lomos de los búfalos y volaba de uno a otro. Los búfalos sacudían sus cabezas e intentaban golpearlo con sus cuernos, pero él seguía volando de uno a otro, y los búfalos que venían detrás siempre empujaban hacia adelante para acercarse al anillo, y empujaban a los demás búfalos que tenían adelante. Pronto, la manada pasó sobre una colina y se precipitaban hacia el lugar en el río donde estaba la cabaña de los hermanos.

Desde que habían perdido a su hermana, los hermanos habían estado fabricando flechas, y ahora tenían montones de ellas apiladas alrededor de la cabaña. Cuando vieron venir a los Búfalos, tomaron sus arcos, agarraron las flechas y dispararon una y otra vez hasta que mataron a muchos, muchos Búfalos, y los demás se asustaron y huyeron.

El Mirlo había volado a la cabaña con el anillo y, después de que los hermanos terminaron de matar, entraron a la cabaña. Y allí, sentada junto al fuego y sonriéndoles mientras entraban, vieron a su hermana.

Eliminar publicidad
Publicidad

Preguntas y respuestas

¿De qué trata La niña que fue anillo?

La niña que fue anillo es una leyenda pawnee que trata sobre el rescate de una niña mágicamente transformada en un anillo utilizado para jugar al juego del chunkey.

¿De qué época data ésta historia?

La primera forma escrita de este texto apareció en 1901 recopilada por el antropólogo George Bird Grinnell. Antes de los siglos XVIII y XIX la literatura nativa americana era mayormente oral.

¿Cuál es el juego que aparece en La niña que fue anillo?

El juego que aparece en La niña que fue anillo es el chunkey. Este es un popular juego de equipo en el que los jugadores lanzan un palo decorado a través de un anillo de seis pulgadas de diámetro que rueda. El jugador cuyo palo se acerque más gana.

¿Los pawnee eran el único pueblo nativo americano que jugaba al chunkey?

Muchos pueblos nativos americanos jugaban al chunkey. Se cree que el juego surgió alrededor del 600 d.C.

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Luis Mario Caso González
Soy un joven graduado de inglés y ruso. Me encanta la historia, el arte y la filosofía. A través de la traducción puedo ayudar a acceder al conocimiento para entender mejor el mundo y tomar buenas decisiones.

Sobre el autor

Joshua J. Mark
Joshua J. Mark es un escritor independiente y antiguo profesor de filosofía a tiempo parcial en el Marist College de Nueva York. Vivió en Grecia y Alemania y ha viajado por Egipto. Ha sido profesor universitario de historia, escritura, literatura y filosofía.

Cita este trabajo

Estilo APA

Mark, J. J. (2024, enero 15). La niña que fue anillo [The Girl Who Was the Ring]. (L. M. C. González, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2349/la-nina-que-fue-anillo/

Estilo Chicago

Mark, Joshua J.. "La niña que fue anillo." Traducido por Luis Mario Caso González. World History Encyclopedia. Última modificación enero 15, 2024. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-2349/la-nina-que-fue-anillo/.

Estilo MLA

Mark, Joshua J.. "La niña que fue anillo." Traducido por Luis Mario Caso González. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 15 ene 2024. Web. 24 abr 2024.

Afiliación