Pueblo masái

Definición

Mark Cartwright
por , traducido por Rosa Baranda
Publicado el 18 noviembre 2019
X
translations icon
Disponible en otros idiomas: inglés, francés
Maasai Warriors (by H.W. van Rinsum, CC BY-SA)
Guerreros masái
H.W. van Rinsum (CC BY-SA)

El pueblo masái es una tribu de África oriental que hoy en día vive principalmente en el territorio del sur de Kenia y el norte de Tanzania, que habla el idioma del mismo nombre. Los masáis nilo-saharianos emigraron hacia el sur a esa región entre los siglos XVI y XVII d.C. y prosperaron gracias a su habilidad para la cría de animales, especialmente el pastoreo. Los guerreros masáis son especialmente conocidos por su altura, su resistencia y su llamativo pelo rojo, y con su destreza bélica lograron dominar las praderas del Valle del Rift. La reserva de caza Maasai Mara en el sur de Kenia tiene su nombre en honor a la tribu que todavía vive ahí hoy en día.

La migración de la tribu masái

Los masáis eran en un principio un pueblo nilo-sahariano centrado en torno al área del actual Sudán. Después emigraron hacia el sur, junto con otras tribus como los tutsi, en busca de mejores tierras para el pastoreo y la agricultura, una búsqueda que con el tiempo los conduciría al África oriental en torno a 1750 d.C. Pasaron por las tierras altas de Kenia y más allá del lago Turkana, asentándose finalmente en las llanuras de la sabana de lo que hoy en día es el sur de Kenia y el norte de Tanzania. Sus orígenes nilo-kushitas son evidentes en sus características físicas, además de las muchas palabras presentes en el idioma masái o maa que son préstamos de lenguas kushitas o nilóticas orientales.

Eliminar publicidad
Advertisement

Algunos aspectos de la cultura masái se vieron influidos por los pueblos nilóticos asentados en las tierras altas de Kenia que habían emigrado antes. En consecuencia, algunas prácticas culturales como la circuncisión y el tabú sobre el pescado también fueron adoptadas por los masáis. La llegada de los masáis a la región a finales del siglo XVI y principios del XVII también supuso un declive del dominio de las tribus locales.

LOS MASÁIs DESARROLLARON UNA TRADICIÓN ORAL QUE REFORZABA SU OPINIÓN DE QUE ERAN LOS ÚNICOS QUE SE DEDICABAN A LA PASTORICIA PURA EN ÁFRICA ORIENTAL.

Las tribus masái se adaptaron increíblemente bien a su nuevo entorno, tal y como indica UNESCO General History of Africa Vol. II (Historia general de África): "De hecho, las secciones centrales de los masáis prosperaron en estos pastos de buena calidad... al dedicarse a la ética pastoral al extremo" (323). La lluvia irregular de las zonas interiores de Kenia y Tanzania supuso que los masáis se vieran obligados a centrarse en criar ganado, especialmente reses, y a abandonar el cultivo de grano en ciertas áreas. Otros animales que también criaban, aunque a escala mucho menor, eran cabras, ovejas y aves de corral. El ganado les proporcionaba leche y sangre para beber, estiércol para combustible, materiales para hacer armas, herramientas, ropa y, en ocasiones, carne.

Eliminar publicidad
Advertisement

Los masái siguieron expandiendo sus dominios, que se expanden aproximadamente desde el lago Victoria al este hasta el Kilimanjaro al oeste, enviando a las nuevas generaciones a asentarse en las pasturas nuevas con una cierta cantidad del ganado de la comunidad original. Este proceso continuó a lo largo de los siglos XVII y XVIII mientras la tribu buscaba "tierras vacías" en las que había una población escasa. A medida que África oriental empezó a llenarse con tribus enfrentadas y poblaciones de mayor densidad, los masáis se vieron obligados a luchar por su derecho a criar animales en ciertas áreas, especialmente en el siglo XIX.

Maasai Herdsman
Pastor masái
Vince Smith (CC BY)

La tradición oral masái

Los masáis desarrollaron una tradición oral que reforzaba su opinión de que eran los únicos que se dedicaban a la pastoricia pura en África oriental. Estas historias básicamente identifican a los masáis como un pueblo superior en todos los aspectos a las demás tribus, especialmente los cazadores (dorobo) y los agricultores, que tenían que llevar a cabo una tarea tan poco digna como cavar en el suelo. Una de estas historias habla de las consecuencias de que el pueblo dorobo ignore el mensaje divino de que esperen por su regalo divino de ganado. No aparecen cuando se les ha dicho que acudan, y por tanto pierden su regalo en favor de los masáis. La siguiente cita de esta historia proviene de African History (Historia africana) de P. Curtin:

Eliminar publicidad
Advertisement

Dios dejó caer una cuerda de corteza... del cielo, y empezó a bajar al ganado hasta que hubo tantos animales que se mezclaron con los de los dorobo. Entonces vinieron los dorobo, y cuando ya no podían reconocer a su ganado entre el de los masáis, se enfadaron y rompieron la cuerda con una flecha... Dios hizo que el ganado dejara de bajar y regresó al cielo, y nunca se lo volvió a ver en la tierra. Por tanto, todo el ganado que tiene los masáis ahora lo recibió de Dios. (113)

Otras tradiciones orales perpetúan la creencia de que los masáis nacieron para ser pastores, incluido literalmente que el primer progenitor masculino de la tribu recibió un bastón de pastor con este propósito. Además, creen que no deberían perjudicar esta especialización en favor de las otras actividades que hacen otras tribus, tales como cazar y sembrar. Sin embargo, puede que sea importante recordar que el pastoreo puro entre los masáis no llegó hasta hace relativamente poco tiempo (en torno a 1800 d.C.), y que hay una minoría de grupos masái y gentes de habla masái que sobrevivían casi exclusivamente de la agricultura. Por lo tanto, parece estar claro que las tradiciones orales en favor del pastoreo puro no eran más que un método de las élites ricas con mucho ganado de justificar y perpetuar su posición en la cima de la sociedad masái; nunca tuvieron la necesidad de recurrir a la agricultura, por lo tanto, tenían derecho a gobernar.

The Maasai of Ngorongoro
Los masái de Ngorongoro
Omar Gurnah (CC BY-NC-ND)

La sociedad y la propiedad

El estatus en la sociedad masái se establecía según la cantidad de reses que tuviera un hombre. El ganado era un indicador de prosperidad y los animales se solían ofrecer como parte del pago por una novia, pero a veces los masáis también prestaban ganado a sus parientes si estaban en problemas. En cierto sentido, el ganado mantenía unidas a las comunidades al proporcionar un vínculo común y mutuamente beneficioso de propiedad. Había miembros específicos de las familias que se encargaban del pastoreo, pero el total de los animales pertenecían a la unidad social independientemente de cómo estuviera repartida geográficamente. Por desgracia, la importancia que se le daba al ganado y la gran cantidad necesaria para mantener a una familia tuvo consecuencias negativas para los miembros más pobres de la sociedad masái. En épocas de sequía cuando había poca leche o incluso se morían los animales, aquellos que no tenían más que un rebaño pequeño se vieron obligados a sembrar o cazar para sobrevivir, que como se ha visto antes, se consideraba un fracaso total.

LOS GUERREROS VIVÍAN EN GRUPOS DE VIVIENDAS SEPARADAS, COMÍAN ENTRE ELLOS, COMPARTÍAN LAS PROPIEDADES Y SIEMPRE VIAJABAN JUNTOS.

Todos los masáis pertenecían a una familia, un clan y un grupo de distrito. Los representantes de estos grupos formaban concilios de ancianos (la edad era un criterio importante entre la élite masái) que se reunían regularmente para hablar y tomar decisiones sobre temas importantes para los masáis en conjunto y establecer los derechos y las obligaciones mutuas de cada uno de estos tres niveles de la sociedad masái. Las élites normalmente acababan controlando los mejores pastos y los abrevaderos clave. Los jóvenes se convertían en adultos mediante ceremonias de iniciación que incluían la circuncisión (en ambos sexos).

Eliminar publicidad
Advertisement

Los grupos de masái que prosperaban podían permitirse que algunos miembros se dedicaran a otras actividades como la cestería, la creación de textiles, la religión y el arte. Otra tarea podía ser la construcción de las casas, que tradicionalmente se consideraba responsabilidad de las mujeres junto con las tareas del hogar y criar a los hijos, mientras los hombres se encargaban del ganado. El comercio con otras tribus permitía la adquisición de tales necesidades como el grano, las verduras y otros tipos de comida producida por tribus agricultoras (especialmente el pueblo kikuyu), la sal, el hierro, las armas, las herramientas, y bienes de lujo como la cerámica y elementos decorativos para el cuerpo y la casa. Curiosamente, el comercio era responsabilidad de las mujeres masái. Los masáis pagaban por estos bienes en forma de reses, leche, pieles y cuero. Otro ámbito de intercambio era el conocimiento, ya que los pastores realizaban cirugías menores y extracciones de dientes a cambio del conocimiento de medicina de los grupos agricultores.

Los guerreros masái

Puede que los masáis fueran pastores expertos, pero también fueron famosos y temidos guerreros. De hecho, la guerra solía ser necesaria porque los masáis necesitaban grandes áreas territoriales para que sus animales pastaran, por lo que tenían conflictos a menudo con los pueblos vecinos. Entre 1500 d.C. y 1800 d.C., las sociedades de África oriental todavía se estaban formando, con un gran número de comunidades muy distintas. Los miji-kendas, al igual que los masáis, querían expandir su territorio, por lo que inevitablemente acabaron enfrentándose. Otro grupo rival eran los padholas, especialmente en el área de Tororo, y un tercero eran los distintos grupos de cazadores de África oriental. La competición por la tierra y los recursos no hacía sino aumentar en épocas de clima extremo, tales como sequías.

Los guerreros masái (moran) estaban bajo el control de los líderes rituales (laibons). Los guerreros vivían en grupos de viviendas separadas, comían entre ellos, compartían las propiedades y siempre viajaban juntos en grupos pequeños. Se entrenaban arrojando lanzas a dianas, mejoraban su resistencia y su físico mediante la lucha y en batallas simuladas, y mostraban su valentía cazando leones. Aparte de sus ropajes de color rojo y su capa corta, los guerreros se dejaban el pelo largo y lo cubrían con una mezcla de barro, grasa de vaca y ocre. También llevaban un cinturón de cuentas con un cuchillo corto y en ocasiones un impresionante tocado de plumas de avestruz.

Eliminar publicidad
Advertisement

Los guerreros ejecutaban danzas de guerra, en las que se podían ver los característicos saltos en el sitio y otros movimientos físicos necesarios para la batalla. Después partían armados con sus larguísimas lanzas para derrotar a sus enemigos. Los masáis tuvieron un gran éxito en la guerra a lo largo del siglo XVIII, aunque puede que no sea sorprendente, dado que la oposición estaba compuesta de sociedades mucho menos militarizadas. The Cambridge History of Africa (Historia de África de Cambridge) provee el siguiente recuento de su éxito:

[Los masáis] establecieron prácticamente un monopolio de las praderas del valle del Rift desde la llanura de Uasin Gishu al noroeste de Kenia hasta la estepa masái al norte de Tanzania, una distancia de aproximadamente 970 kilómetros... El dominio masái hizo retroceder y cambió de manera fundamental el estilo de vida del grupo paranilótico del sur, anterior. (654)

Sunrise in the Maasai Mara
Amanecer en Maasai Mara
Ralf Κλενγελ (CC BY-NC-SA)

Historia posterior

A pesar de su éxito espectacular durante el siglo anterior, los masáis estaban en declive para el siglo XIX, cuando la batalla ancestral entre pastores y agricultores empezó a favorecer a este último grupo. Esto se debe a que ahora los agricultores, asentados, estaban creando formas de gobierno más sofisticadas y centralizadas, lo que mejoró su prosperidad. Los masáis, que tenían pocas raíces permanentes y vivían en comunidades dispersas, sufrieron por la falta de organización política y militar comparada con la de otros grupos más sedentarios que ahora le prestaban atención a la guerra. La posición de los masáis se vio más debilitada aún por otros grupos que cazaban sus animales y por epidemias de enfermedades. A partir de alrededor de 1850 d.C. también hubo dañinas guerras civiles entre grupos masái rivales, que a menudo hacían que los valiosos guerreros se marcharan para convertirse en mercenarios para otras tribus vecinas como la nandi.

Los masáis sobrevivieron la época colonial europea, durante la cual la porción oriental del continente africano se vio dominada por los británicos, los italianos y los alemanes. Su independencia a lo largo de este turbulento episodio de la historia africana se debió en gran parte a que habitaron zonas desérticas una vez fueron expulsados de las praderas por la agricultura en expansión, promocionada por los europeos. La colonia británica de Kenia consiguió la independencia en 1963, y desde entonces los masáis se han resistido incondicionalmente a otras iniciativas gubernamentales de "modernizarlos".

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

Maasai Mara

Maasai Mara es una gran reserva de caza al sur de Kenia que fue nombrada en honor a los masáis en reconocimiento por su larga ocupación del territorio que abarca. La reserva, en el valle del Rift, fue inaugurada en 1961. Es uno de los parques de caza más famosos de África y es célebre por su fauna salvaje diversa, entre la que se cuentan leones, elefantes y leopardos. Por esta reserva también pasa la gran migración anual de fauna salvaje que va y viene del Serengueti al sur. La designación del parque no fue solamente un gesto vacuo para con los masáis, ya que hoy en día todavía tienen permitido llevar a su ganado a pastar en algunas zonas de la reserva.

Eliminar publicidad
Publicidad

Bibliografía

La World History Encyclopedia está asociada a Amazon y recibe una comisión por las compras de libros que cumplan los requisitos.

Sobre el traductor

Rosa Baranda
Traductora de inglés y francés a español. Muy interesada en la historia, especialmente en la antigua Grecia y Egipto. Actualmente trabaja escribiendo subtítulos para clases en línea y traduciendo textos de historia y filosofía, entre otras cosas.

Sobre el autor

Mark Cartwright
Mark es un autor, investigador, historiador y editor a tiempo completo. Se interesa especialmente por el arte, la arquitectura y por descubrir las ideas compartidas por todas las civilizaciones. Tiene una maestría en filosofía política y es el director de publicaciones en World History Encyclopedia.

Cita este trabajo

Estilo APA

Cartwright, M. (2019, noviembre 18). Pueblo masái [Maasai People]. (R. Baranda, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18566/pueblo-masai/

Estilo Chicago

Cartwright, Mark. "Pueblo masái." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. Última modificación noviembre 18, 2019. https://www.worldhistory.org/trans/es/1-18566/pueblo-masai/.

Estilo MLA

Cartwright, Mark. "Pueblo masái." Traducido por Rosa Baranda. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 18 nov 2019. Web. 01 mar 2024.

Afiliación