Cilindro de Ciro

Artículo

Antoine Simonin
por , traducido por Francisco Soto
Publicado el
X

Texto original en inglés: The Cyrus Cylinder

El Cilindro de Ciro es un documento emitido por Ciro el Grande, que consiste en un cilindro de arcilla con inscripciones en escritura cuneiforme acadia. El cilindro fue creado en 539 a.C., seguramente por orden de Ciro el Grande, cuando tomó Babilonia de manos de Nabonido, poniendo fin al imperio neobabilónico. Este documento es claramente propagandístico, alabando al gobernante aqueménida Ciro y tratando a Nabonido como un rey impío y malvado.

Cyrus Cylinder
Cilindro de Ciro
kourosh e kabir (CC BY-SA)

El texto puede dividirse en dos partes:

  • De la línea 1 a la 18, se narra la historia de las hazañas de Ciro en tercera persona: el documento habla de Nabonido, el último rey babilónico, de quien se dice que había prohibido el culto a Marduk, y que oprimía a sus súbditos. En consecuencia, ellos presentaron sus quejas ante los dioses, y Marduk determinó que Ciro sería el gobernante del mundo. Todos los habitantes de su nuevo imperio se alegraron entonces de tenerlo como su nuevo monarca.
  • En la segunda parte, Ciro habla en primera persona. Comienza mencionando sus títulos, luego continúa diciendo que se hizo cargo del culto de Marduk en Babilonia, y que había "permitido que ellos encontraran descanso de su agotamiento y servidumbre". También cuenta que muchos reyes le traían la recaudación de impuestos, que restauró los cultos religiosos de todos los anteriores reinos que ahora formaban parte del suyo, y que liberó a las personas que habían sido deportadas.

Se pueden hacer y se han hecho diferentes lecturas de este documento:

Eliminar publicidad

Advertisement

  • Anteriormente algunos historiadores especializados tomaban el texto como un testimonio cercano a la realidad, pero hoy en día esta interpretación ha sido casi completamente abandonada.
  • Otros ven en este documento una confirmación de la historicidad de lo narrado por la Biblia, siendo Marduk asimilado a Yahvé. De hecho, en la Biblia se presenta a Ciro como instrumento de Yahvé, quien le da el poder para crear su imperio; y la voluntad de liberar a los judíos cautivos y ayudarles a reconstruir su templo. En efecto, el cilindro muestra a Ciro diciendo: "a los dioses que habitaban allí los devolví a su hogar y les construí una morada eterna. A todo su pueblo lo reuní y los llevé de vuelta a sus viviendas" (línea 32), lo que podría ser la confirmación de la liberación de los judíos cautivos, aunque estos no sean nombrados explícitamente en el texto. Una cosa es evidente: Ciro decidió mostrar que tenía a un Dios poderoso a su lado, Marduk, quien le da la legitimidad para derrocar a Nabonido y conquistar su imperio.

  • Muchos historiadores coinciden hoy en día en que este documento es parte de una maniobra propagandística, en la que se describe a Nabonido peor de lo que en realidad fue, utilizando para esta falsa representación la indignación de los devotos de Marduk contra el último rey babilónico.

    Eliminar publicidad

    Advertisement

  • Una teoría reciente propone considerar el Cilindro de Ciro como la primera carta de derechos humanos. Esta interpretación tuvo sus comienzos cuando, en 1971, con motivo del aniversario número 2500 de la monarquía persa, el Sah Mohammad Reza Pahleví hizo de Ciro el Grande una figura clave de la ideología gubernamental, con el fin de establecer una legitimidad preislámica de su gobierno. Ese mismo año, su dinastía ofreció una réplica del Cilindro de Ciro a las Naciones Unidas, con una "traducción" al inglés incompleta y muy manipulada, para demostrar así que Ciro hizo la primera carta de derechos humanos.

El problema es que esta última traducción ha sido ampliamente difundida por la ONU y en la internet, contribuyendo a esta idea equivocada sobre el Cilindro de Ciro, ya que hablar de derechos humanos o de su proclamación por él es un anacronismo. En realidad, Ciro había hecho efectivamente una política de tolerancia en algunos puntos menores, especialmente en lo que se refiere a los cultos religiosos, siendo esta política continuada por sus sucesores más de 200 años después. Pero tomar "(...) que encontraran descanso (...) de su servidumbre (...)" (L.26) como una abolición de la esclavitud, por ejemplo, es un anacronismo indiscutible, como lo demuestra la existencia de múltiples tipos de esclavos durante el gobierno aqueménida. Así que debemos entender estas políticas de tolerancia más bien como una forma de integrar rápidamente a nuevos súbditos en su imperio, con el fin de tener los menores problemas posibles en el mismo.

¿Te gusta la historia?

¡Suscríbete a nuestro boletín electrónico semanal gratuito!

A continuación se presenta la traducción en español por F. Soto, basada en la versión inglesa más reciente realizada por Irving Finkel, Conservador Adjunto del Departamento de Oriente Medio del Museo Británico (consultar fuente):

  1. [Cuando ... Mar]duk, rey de todo el cielo y la tierra, el ....... que, en su ..., arrasa con su.......
  2. [....................................................................] ¿vasto? en inteligencia, ...... que inspecciona (?) ... rincones del [...mun]do (regiones)
  3. [..................................................] su [primer]nacido (=Belsasar), una persona incompetente, fue puesto a cargo de su país,
  4. pero [...........................................................] impuso [una (...) falsifi]cación sobre ellos.
  5. Hi[zo] él una falsificación de Esagila, [y ...............]... para Ur y el resto de los centros de culto en las ciudades.
  6. Ritos que eran inapropiados para ellos, [ofrendas de] alimen[tos …....................................] irrespetuoso [...] se recitaban a diario, y, como agravio,
  7. puso fin a las ofrendas diarias; inter[firió con los ritos e] instituyó […....] al interior de los santuarios. El temor devocional a Marduk, rey de los dioses, eliminó de su mente.
  8. Cada día hizo más acciones malvadas contra su ciudad; ... su [pueblo ...................], trajo la ruina sobre todos ellos con un yugo interminable.
  9. Enlil-de-los-dioses se enfureció sobremanera ante sus reclamos, y [...] su territorio. Los dioses que vivían entre ellos abandonaron sus santuarios,
  10. enojados porque (los) había hecho entrar en Shuanna (Babilonia). Ex[celso Marduk, Enlil-de-los-Dio]ses, volvió su mirada hacia los asentamientos cuyos santuarios estaban en ruinas,
  11. y hacia los habitantes de la tierra de Sumer y Acad, que ya parecían cadáveres, para mostrarles su misericordia. Inspeccionó y examinó todos los países,
  12. buscando al rey íntegro según su criterio. Tomó de la mano a Ciro, rey de la ciudad de Anshan, y lo llamó por su nombre, proclamándolo en voz alta como el soberano sobre todo cuanto existe.
  13. Hizo que la nación de Gutium y todas las tropas medas se postraran a sus pies, mientras él regía con justicia y rectitud al pueblo de cabeza negra,
  14. a quienes había puesto bajo su cuidado. Marduk, el gran señor, que sustenta a su pueblo, vio con agrado sus buenas acciones y su corazón sincero,
  15. y le ordenó que fuera a Babilonia. Le hizo tomar el camino de Tintir (Babilonia) y, como amigo y compañero, caminó a su lado.
  16. Sus inmensas tropas —cuya cantidad, como el agua de un río, era imposible saber— marchaban completamente armadas a su lado.
  17. Le hizo entrar en Shuanna sin necesidad de luchar ni batallar; salvando a la ciudad de Babilonia de la opresión. Le entregó en sus manos a Nabonido, el rey que no le temía.
  18. Todos los habitantes de Tintir, de todo Sumer y Acad, nobles y gobernantes, se inclinaron ante él y le besaron los pies, regocijándose por su realeza; sus rostros estaban resplandecientes.
  19. Al señor, por cuya ayuda todos fueron rescatados de la muerte y salvados de la angustia y las dificultades, lo bendijeron dulcemente y alabaron su nombre.
  20. Yo soy Ciro, rey del universo, el gran rey, el rey poderoso, rey de Babilonia, rey de Sumer y Acad, rey de los cuatro confines del mundo;
  21. hijo de Cambises, el gran rey, rey de la ciudad de Anshan; nieto de Ciro, el gran rey, r[ey de la ciud]ad de Anshan; descendiente de Teispes, el gran rey, rey de la ciudad de Anshan;
  22. semilla perpetua de la realeza, cuyo reinado aman Bel (Marduk) y Nabu, y de cuya realeza ellos mismos se encargan, para su dicha. Cuando fui como precursor de la paz e[n] Babilonia,
  23. establecí mi morada real dentro del palacio, acompañado de vítores y aclamaciones. Marduk, el gran señor, me había destinado el recibir la gran magnanimidad de aquel que ama a Babilonia. En cuanto a mí, salía a su encuentro cada día, con mucha devoción.
  24. Mis numerosas tropas marchaban pacíficamente a través de Babilonia, y todo [Sumer] y Acad no tenían nada que temer.
  25. Procuré la seguridad de la ciudad de Babilonia y de todos sus santuarios. En cuanto a la población de Babilonia [..., q]ue en contra de los [designios] div[inos] había soportado un yugo no decretado para ellos,
  26. hice que encontraran descanso de su agotamiento; los liberé de su servidumbre(¿?). Marduk, el gran señor, se regocijó por [mis buenas] obras,
  27. y pronunció una dulce bendición sobre mí, Ciro, el rey que le teme, y sobre Cambises, el hijo [de mi] linaje, [y sobre] todas mis tropas,
  28. para que vivamos bienaventurados ante su presencia, gozando de bienestar. A su excelsa orden, todos los reyes que se sientan en los tronos,
  29. de todas partes, desde el Mar Superior hasta el Mar Inferior, los que habitan [remotas region]es (y) los reyes de la tierra de Amurru que viven en tiendas, todos ellos,
  30. trajeron su pesado tributo a Shuanna, y besaron mis pies. Desde [Shuanna] devolví a sus [respectivos] lugares, a la ciudad de Ashur y Susa;
  31. Acad, la tierra de Eshnunna, la ciudad de Zamban, la ciudad de Meturnu, Der, hasta el límite de la región de Gutium —los santuarios al otro lado del río Tigris— cuyos santuarios se habían deteriorado hace tiempo,
  32. a los dioses que habitaban allí los devolví a su hogar y les construí una morada eterna. A todo su pueblo lo reuní y los llevé de vuelta a sus viviendas.
  33. Y a los dioses de la tierra de Sumer y Acad que Nabonido —provocando la furia del señor de los dioses— había traído a Shuanna; por orden de Marduk, el gran señor,
  34. los devolví ilesos a sus celdas en los santuarios donde se sienten jubilosos. Que todos los dioses que devolví a sus santuarios,
  35. pidan una larga vida para mí todos los días ante Bel y Nabu, y mencionen mis buenas acciones, y digan a Marduk, mi señor, esto: "Que Ciro, el rey que te teme, y Cambises su hijo,
  36. sean los abastecedores de nuestros santuarios hasta días lejanos (¿?) y que la población de Babilonia pronuncie bendiciones sobre mi reinado. He permitido que todas las tierras disfruten de la paz".
  37. Cada día aumentaba en [... ga]nsos, dos patos y diez palomas silvestres las [anteriores ofrendas] de gansos, patos y palomas silvestres.
  38. Me esforcé por reforzar las defensas de la muralla Imgur-Enlil, la gran muralla de Babilonia,
  39. y [completé] el muelle de ladrillos cocidos de la orilla del foso que un rey anterior había cons[truido pero que no había termi]nado su levantamiento.
  40. [Yo ...... que no rodeaba la ciudad] en su perímetro, que ningún rey anterior había construido, su mano de obra, el dique [de su tierra, en/dentro d]e Shuanna.
  41. [... ......................................................................con bet]ún y ladrillo cocido construí de nuevo, y [completé] su [obra].
  42. [..............................................................] grandes [puertas hechas con madera de cedro] con revestimiento de bronce,
  43. [e instalé en todas] sus [puertas], con un revestimiento de bronce, umbrales y zócalos [fundidos en cobre]. Vi en su interior una inscripción de Asurbanipal, un rey que me precedió;
  44. [...................................................] en su lugar. Que Marduk, el gran señor, me regale una larga vida y la plenitud de los años,
  45. [un trono firme y un re]ino [duradero, y que yo ...... en] su corazón para siempre.
    a. [Escrito y revisa]do [a partir de un...]; (esta) tablilla (es) de
    b. Qishti-Marduk, hijo de [...].

Las líneas 1-2 y 44-45 se han restaurado a partir de dos fragmentos de arcilla de una tablilla Babilónica Tardía, inscrita con una copia del texto del Cilindro de Ciro.

Eliminar publicidad

Publicidad

Sobre el traductor

Francisco Soto
Francisco es un joven profesor de francés e inglés. Sus intereses incluyen historia, religión y lingüística. Está involucrado en varios proyectos para traducir textos sobre civilizaciones antiguas al español. Sigue ahora con una Maestría en Educación Superior.

Sobre el autor

Antoine Simonin
Apasionado de la antigua Asia Central. Mantiene el sitio web From Bactria to Taxila. Trabaja en el proyecto Europa Barbarorum.

Cita este trabajo

Estilo APA

Simonin, A. (2012, enero 18). Cilindro de Ciro [The Cyrus Cylinder]. (F. Soto, Traductor). World History Encyclopedia. Recuperado de https://www.worldhistory.org/trans/es/2-166/cilindro-de-ciro/

Estilo Chicago

Simonin, Antoine. "Cilindro de Ciro." Traducido por Francisco Soto. World History Encyclopedia. Última modificación enero 18, 2012. https://www.worldhistory.org/trans/es/2-166/cilindro-de-ciro/.

Estilo MLA

Simonin, Antoine. "Cilindro de Ciro." Traducido por Francisco Soto. World History Encyclopedia. World History Encyclopedia, 18 ene 2012. Web. 23 oct 2021.